19/5/18

Curiosidades: ¿Por qué en Ocasiones nos Mareamos al Levantarnos de Forma Rápida de la Cama?


Seguro que en más de una ocasión te ha pasado que al levantarte de la cama o al incorpórate y ponerte de pie tras haber estado un largo rato sentado has sentido un ligero mareo que tan solo ha durado unos poquísimos segundos pero que te ha provocado cierto malestar.

Esto ocurre porque, durante el tiempo en el que nos encontramos en reposo, nuestro ritmo cardíaco y presión sanguínea ha descendido debido al estado de relajación en el que estábamos. Al incorporarnos, si lo hacemos de una manera rápida o brusca, no le damos tiempo suficiente a la sangre (que se encuentra acumulada en nuestras piernas) a poder subir suficientemente rápido hacia nuestro corazón y de ahí ser bombeada a la cabeza y resto del organismo, motivo por el que  sentimos ese pequeño mareo, provocándonos incluso que nuestra visión se vuelva algo borrosa durante un breve instante.

Este desfallecimiento momentáneo es conocido como ‘hipotensión ortostática’.

Fisiopatología

En condiciones normales, la gravedad que soporta un individuo al ponerse de pie en forma súbita determina que la sangre (entre 500 mL y 1 L) se acumule en las venas de capacitancia de las piernas y el tronco. La reducción transitoria subsiguiente del retorno venoso disminuye a su vez el gasto cardíaco y, por ende, la tensión arterial. En respuesta, los barorreceptores presentes en el arco aórtico y los cuerpos carotídeos activan reflejos autónomos que normalizan rápidamente la tensión arterial. El sistema nervioso simpático incrementa la frecuencia cardíaca y la contractilidad y aumenta el tono vasomotor de los vasos de capacitancia. Simultáneamente, la inhibición parasimpática (vagal) también aumenta la frecuencia cardíaca. En la mayoría de las personas, los cambios de la tensión arterial y la frecuencia cardíaca al pasar a la posición de pie son mínimos y transitorios y el individuo no experimenta síntomas.

Con la permanencia en esa posición, la activación del sistema renina-angiotensina-aldosterona y la secreción de vasopresina (ADH) promueven la retención de sodio y agua y aumentan la volemia.

Laarepaenlinea
Publicar un comentario