21/2/18

Curiosidades: Basenji, la Raza de Perro que no Ladra


Si el refrán “perro que ladra no muerde” es cierto, entonces hay que cuidarse de los basenjis, los únicos perros que no ladran. Originarios del centro de África, estos perros de caza son relativamente desconocidos en Occidente, últimamente se han “puesto de moda” ya que su particular manera de comunicación, aullidos prolongados y muy agudos, es particularmente llamativa.

Su Historia y Origen:


Describir un perro de esta raza es remontarse a los antiguos Egipcios ya que sus ancestros, el Tesen y el Lebrel de Egipto, están representados en las tumbas de los faraones egipcios.

El nombre Basenji, proviene de la etnia Pigmea y significa “el que vive en el monte”, es originario del Congo, en África. Como su nombre lo indica, este perro es utilizado en África como guía en los montes o bosques, es un gran cazador de animales pequeños y un guardián de aldeas. En la década de 1930 fue introducido en Gran Bretaña y después en Estados Unidos, hacia 1966 llegaría a Francia.

Caracteristicas y Aspecto


Está considerado un perro tamaño mediano. Veamos cuales son sus medidas:

Altura del basenji: 43 cm en el macho y 40 cm en la hembra basenji.

Peso del basenji: 11 kg en el macho y 9,5 kilos la hembra basenji.

Colores del basenji: rojizo y blanco, negro y blanca, fuego y blanco, leonado y blanco, atigrado y blanco.

Es un perro mediano y ligero, bien proporcionado y armónico. Su cuerpo es esbelto y sus patas son rectas. Su cola se enrosca sobre el lomo, rasgo típico de los perros orientales. Tiene ojos oscuros, de expresión inteligente, y unas características orejas erguidas terminadas en punta. Su color rojizo de patas blancas puede recordar un poco al aspecto del dingo australiano.

Los ejemplares de la raza de perro basenji son extremadamente independientes y algo distantes, aunque de todos modos puede formar lazos muy fuertes con las personas con las cuales conviven. Si bien el perro de raza basenji suele ser una interesante compañía es importante tener en cuenta que, especialmente los machos, tienen marcada tendencia a dominar a sus dueños y son muy poco afectos al entrenamiento de obediencia.

En cuanto a su relación con otros perros, el perro de raza basenji suele ser bastante dominante por lo que hay que tener cierto cuidado, sobre todo en la interacción entre animales del msimo sexo.

La relación del perro de raza basenji con las personas extrañas no suele ser afectuosa pero si está bien socializado tampoco se muestra agresivo. Los ejemplares de raza basenji tampoco suelen ser demasiado tolerantes con los niños pequeños pero dado su espíritu juguetón pueden ser buenos compañeros para chicos de mayor edad.

El perro basenji no ladra, pero en realidad sí que emite ladridos a su manera. Son unos ladridos no muy sonoros y un tanto “ahogados”. No obstante, lo que este perro prefiere a la hora de comunicarse es aullar y “cantar”. Algunas personas creen que el sonido del basenji se parece al canto tirolés porque son aullidos irregulares, agudos y prolongados. La clave es que es un perro antiguo, y la estructura de sus cuerdas vocales se parece más a las del lobo o el dingo que a la de otros perros.

Otra particularidad es que los mismos presentan un comportamiento más afín al de los felinos que al de los cánidos especialmente en lo que a limpieza respecta.

Laarepaenlinea
Publicar un comentario