6/1/18

WTF: Muerte a los 17 años, las Fatales consecuencias de la Masturbación según los Libros del año 1830

Su pecho se colapsa; vomita sangre.

Era joven y guapo, el orgullo y la alegría de su madre; pero murió atormentado, ciego, enfermo y paralizado, a la edad de diecisiete años. Si hubiera conocido los peligros de la masturbación, podría haber vivido una vida mejor.


Esta, en resumen, fue la advertencia a los jóvenes franceses publicada en Le Livre Sans Titre (El libro sin título) en 1830. En aquella época, la masturbación era considerada por moralistas y médicos como una enfermedad que conducía a una muerte prematura.

En 1716, el Dr. Balthazar Bekker publicó un panfleto sobre este "pecado atroz" de "auto-contaminación" titulado Onania, que advertía al lector que el autoabuso conduciría a: 
Trastornos del estómago y la digestión, pérdida del apetito o hambre voraz, vómitos, náuseas, debilitamiento del sistema respiratorio, tos, ronquera, parálisis, debilitamiento del órgano reproductor hasta el punto de la impotencia, falta de libido, dolor de espalda, disminución de las capacidades intelectuales, pérdida de memoria, ataques de rabia, locura, idiotez, epilepsia, fiebre y finalmente suicidio.

Estos hombres no eran charlatanes, eran científicos muy eminentes y respetables que trabajaban en la época de la Ilustración. No es sorprendente que estos puntos de vista aparentemente informados y científicos se volvieran tan omnipresentes en el siglo XIX que acabaran recogidos en el alarmista cuento de Le livre sans titre.

Esta edición del libro fue encontrada por Jim Edmondson que escaneó algunas de las ilustraciones y las publicó en su blog.


 No puede andar, sus piernas flaquean.
 
 Le arde el pecho; tose sangre.

 Está hambriento y quiere comer; la comida no permanece en su estómago.

 Mirad sus ojos, antes puros y brillantes; su brillo se ha apagado, una banda de fuego los rodea.

Sueños terribles perturban su descanso; No puede dormir. 

 Sus dientes se pudren y se caen.

 Su antes maravilloso cabello se le cae como a un anciano, se queda calvo prematuramente.

 Su cuerpo entero se cubre de pústulas; es una visión horrible.

 Una lenta fiebre le consume, le hace languidecer, todo su cuerpo arde.

 Su cuerpo se agarrota completamente; sus miembros dejan de moverse.

Delira, se resiste a la muerte: la muerte es más fuerte. 

A los 17 años expira entre horribles tormentos..

Laarepaenlinea

culturainquieta
Publicar un comentario