10/11/17

Wtf: 4 Objetos Religiosos Raros y Terroríficos


Algunas reliquias son agradables de ver, como los cálices, los trozos de la cruz, los sudarios...pero otras son absolutamente espantosas. Desde el más profundo respeto a las creencias de todo el mundo, hemos escogido cuatro entre las más terroríficas.

1. La mandíbula y la lengua de San Antonio de Padua


Las reliquias de San Antonio de Padua, el Santo que ayuda a encontrar cosas perdidas (y si tienes fe, también puede encontrarte novio/a), puedes hallarlas en la basílica de San Antonio en la misma ciudad de Padua. Al parecer el santo murió a los 35 años en 1231 y fue enterrado. A los 30 años de su fallecimiento, San Buenaventura lo desenterró para ver como estaba su cuerpo, encontrando que la lengua y la mandíbula habían permanecido incorruptas.

Se mandaron construir dos imponentes relicarios de oro para mostrar estos restos a los fieles.

2. Recortes del cabello y las uñas de Santa Clara


En la basílica/monasterio de Santa Clara en Asís podemos contemplar las reliquias de esta Santa seguidora de San Francisco. Consisten en dos relicarios, en el primero están los restos de las uñas de Santa Clara y en el otro, en forma de cofre transparente, mechones de sus cabellos.

3. La cabeza de Santa Catalina


A Santa Catalina de Siena prácticamente la desmembraron. Fue desenterrada años después de su muerte y sus restos están dispersos por toda la geografía italiana. En Roma puedes ver el omóplato y una mano, en Florencia una costilla y si vas a Venecia encontrarás un pie y tres dedos de Santa Catalina. Aunque quizá lo más espeluznante sea su cabeza, al sacar el cadáver de su tumba, la testa se desprendió, y decidieron conservarla en un extraño relicario que parece un reloj de sobremesa.

Se conserva en Siena, su ciudad natal.

4. La mano derecha de San Esteban


San Esteban fue el primer rey de Hungría. Murió en 1038 y fue canonizado en 1083. Su cuerpo fue desenterrado con motivo de la canonización y se descubrió que un brazo y una mano estaban incorruptos. Se separaron del cuerpo y pasaron a ser unas veneradísimas reliquias.

Más adelante se separó el brazo de la mano y peregrinaron por varios países hasta que la mano volvió a  Hungría donde se conserva actualmente.

Laarepaenlinea

asombroso.cc

Publicar un comentario