9/6/17

Deportes: La Curiosa Historia del Arquero que Leyó una Historieta en pleno Partido de Fútbol


Hace 62 años, en Guadalajara, México, un arquero se sentaría a leer una historieta en pleno partido de fútbol. Es considerada una de las mayores burlas en el deporte rey ¿Por qué lo hizo?.

La pelota no llegaba. Nadie remataba a su portería. Jaime el “Tubo” Gómez, el guardameta de las Chivas, no tenía trabajo y se aburría en su portería. Al frente, tenían al  rival de la ciudad, el Atlas, con quien competían en el clásico de Guadalajara. Apenas a los 30 segundos, las Chivas anotan el primer gol. La euforia de los hinchas rayados no se hizo esperar. El estadio explotó. El segundo gol llegaría a los 6 minutos y solo un minuto después el tercero. A los 16 minutos el partido parecía sentenciado con la llegada de la cuarta anotación. Un baile se produjo aquel 24 de abril de 1955.  

Los fanáticos del Atlas empezaron a fastidiar al “Tubo”. “Y cuando los gritos hirientes eran más insistentes, se me ocurrió hacerlos enojar con algo extraordinario para que no se les olvidara nunca”, relata el arquero en el libro “Chivas, la historia oficial del Guadalajara”. Cuando ya casi finalizaba el primer tiempo, Gómez se acercó a un hincha de las Chivas y le pidió la revista de historietas que tenía.  Tomó la revista y se sentó sobre el poste de madera del lado derecho de su portería. Un reportero gráfico aprovechó para tomarle la foto que quedaría para la posterioridad como una de las mayores burlas cometidas por un jugador dentro de una cancha de fútbol.

“Pero tan pronto me tomaron la fotografía para los periódicos, me levanté rápidamente y les hice el ademán a los ‘catrines’ de sombra numerada del Atlas, que estaban servidos. La bronca no se hizo esperar entre las Margaras y quisieron matarme, como luego me lo confesaron después algunos “amigos” rojinegros””, confesó el “Tubo”.

El partido terminaría 5-0 a favor de las Chivas, pero el resultado solo sería anecdótico. Ese 24 de abril de 1955 pasaría a la historia por ser el día en que se produjo  una de las mayores burlas de Chivas hacia el Atlas, su acérrimo rival.


A los 78 años de edad en el año 2008, Jaime Gómez falleció en su domicilio después de una lucha contra el cáncer de páncreas.

Laarepaenlínea

aweita
 photo pequenofinal_zpskmku01bj.gif
Publicar un comentario