9/4/17

Adultos +18: 5 Escalofriantes Casos de Canibalismo Moderno

Foto del Comegente, Dorángel Vargas

Los humanos comemos carne, pero se trata de carne de otros animales, aunque durante la historia el canibalismo se repite como una curiosa práctica en diferentes culturas. Hoy queremos contarles de 5 casos escalofriantes de canibalismo bastante recientes que te van a sorprender.

1. La Abuela Caníbal 


La rusa Tamara Samsonova (68), nombrada la “Abuela asesina”, podría ser la protagonista de una película de horror. Pero su historia es real.

La anciana, residente en San Petersburgo, fue detenida por la muerte de una mujer a quien Samsonova cuidaba.

En el diario que las autoridades encontraron y al que han nombrado “Pesadilla en la calle Dimitrova”, se detallan los asesinatos de al menos 10 personas. Escrito en ruso, alemán e inglés, en el documento la mujer describió cómo descuartizó, desmembró y se comió partes de sus víctimas.

2. Comida por Internet, el Caníbal de Rotemburgo


Armin Miewes tenía un sueño desde los 12 años de edad: comerse a una persona, algo que cumplió más casi tres décadas después y gracias a las posibilidades que le ofrecía Internet.

A través de la web, Miewes, de nacionalidad alemana, hizo contacto con Bernd Brandes, de 43 años. Este último aceptó permitirle que le cortara el pene para luego cocinarlo y comerlo entre los dos.

Al parecer Armin Miewes quedó con hambre, ya que luego asesinó a Bernd Brandes (con su consentimiento) para luego «filetear» su cuerpo y guardar la carne en el congelador de casa. De tanto en tanto iba comiendo un pedazo cocinado a la parrilla.

Tras ser arrestado, este alemán contó con lujo de detalles cómo cocinaba la carne humana para obtener los mejores resultados e incluso con qué vino acompañarla, un caso tremendo.

3. Asesinó a su esposo y se los dio de comer a sus hijos


Las relaciones no siempre terminan bien, pero eso no significa que haya que comerse al ex, ¿no? Bueno, eso hizo una mujer australiana que tras asesinar a su marido a puñaladas cocinó su cuerpo para dárselo de cena a sus hijos.

El asesinato se llevó a cabo con un nivel de crueldad impresionante y, lo mismo se puede decir de la forma en que desmembró el cuerpo para luego convertirlo en un nutritivo platillo, ya que lo acompañó con vegetales.

4. Brutal madre se comió a su bebé


En el reino animal hay casos de especies que se comen a sus bebés, pero eso no debería ocurrir entre los humanos, aunque Otty Sanchez no tuvo reparos en comerse a su hijo de solo 3 semanas de edad.

Esta madre, si es que se le puede llamar así, apuñaló, decapitó y desmembró a su bebé para luego cocinarlo y comerlo. Cuando la policía la encontró confesó su horroroso acto diciendo además que el diablo la obligó a hacerlo.

5. El Comegente


José Dorángel Vargas Gómez, también llamado el Comegente, es un asesino en serie y antropófago venezolano. Vargas era un vagabundo que solía cazar a sus víctimas en el parque Doce de Febrero, en los alrededores del río Torbes de la ciudad de Táriba, en el estado Táchira, a 750 kilómetros de Caracas. Fue descubierto el 12 de febrero de 1999. Vargas fue el primer asesino en serie conocido de la historia de Venezuela, asesinando decenas de personas, aunque también se estima que pudieron ser 40.

Se cree que cometió los crímenes entre noviembre de 1998 y enero de 1999, momento en el que las familias notificaron a la policía la desaparición de los fallecidos. Dorángel cazaba a sus víctimas con un tubo en forma de lanza, los descuartizaba, guardaba las partes que se comía para cocinarlas y enterraba los pies, las manos y las cabezas. Sus objetivos primordiales eran desprevenidos deportistas y obreros que trabajaban en la orilla del río, sin embargo no comía mujeres ni niños. Como no tenía nevera para guardar la carne, mataba una media de dos personas por semana.

El 12 de febrero de 1999 unos miembros de Defensa Civil encontraron los restos de dos jóvenes y alertaron a las fuerzas de seguridad sobre su hallazgo. Ahondando sobre la zona, encontraron los restos de seis cuerpos más. Una vez descartada la hipótesis de que pudiera tratarse de un área de liberación de cadáveres de alguna banda de narcotraficantes o de alguna secta satánica, se recurrió a las denuncias de personas desaparecidas. Se sospechó enseguida de Vargas, que vivía en la zona próxima en una choza improvisada y que al ser inspeccionada por la policía, fueron encontrados varios recipientes que contenían carne humana y vísceras preparadas para el consumo, así como tres cabezas humanas y varios pies y manos. Una vez capturado, confesó haber matado y comido al menos a 10 varones en un periodo de dos años desde su arresto en 1999.

Actualmente Dorángel Vargas se encuentra en una celda de la Dirección de Seguridad y Orden Público del Estado de Táchira. (Venezuela).

Guillermo Marrero

Publicar un comentario