21/3/17

Curiosidades: El Misterio de las Momias Budistas


Nos hallamos ante casos no claramente históricos, pero sí ante otra perspectiva sobre los misterios de la momificación, los cuales datan de lo más profundo de la historia.

La Momia de Mongolia 


Según sus seguidores, esta misteriosa momia sigue viva. Uno de los que lo asegura es el médico del Dalai Lama , Barry Kerzin , quien comenta que el monje se encuentra en un raro estado de meditación denominado “tukdam”. Evidentemente, esto es imposible, pero sigamos con la historia.

La noticia es un poco rocambolesca, puesto que dicha momia fue robada para venderla en el mercado negro hasta que fuentes policiales lograron encontrarla y ahora se encuentra a buen recaudo en el Centro Nacional Forense de  Ulán Bator . 

Con respecto al monje que nos ocupa, dicen sus seguidores que se encuentra en un estado meditativo profundo.

“Si la persona es capaz de permanecer en este estado durante más de tres semanas –algo que muy rara vez sucede- su cuerpo se contrae gradualmente, y al final todo lo que queda de la persona es su pelo, las uñas y la ropa. Si el monje puede continuar en ese estado de meditación, puede llegar a convertirse en un Buda”, expone el doctor budista  Barry Kerzin.

La Momia China de la Escultura


Datada entre los siglos XI y XII, la sorpresa fue mayúscula cuando durante un escáner de la escultura se descubrió que tan antigua reliquia contenía el cuerpo momificado de un maestro budista conocido como Liuquan, miembro de la escuela china de meditación.

Una vez más se tuvo que escuchar a muchos seguidores budistas afirmar que la momia tampoco estaba muerta, sino en un estado profundo de meditación, igual que ocurrió con la momia hallada en Mongolia. Pero tanto en aquella ocasión como en ésta, sabemos que científicamente eso es imposible. Más aún en este caso, puesto que en el escáner se comprobó que los órganos internos de la momia fueron retirados para mejorar el estado de conservación del cuerpo, práctica utilizada desde los tiempos más ancestrales del antiguo Egipto.


Finalmente, la momia de Liuquan fue trasladada a Hungría, donde permanece expuesta en el Museo Nacional de Historia Natural desde el mes de Mayo del año 2015.

Automomificación Budista


Un ritual muy peculiar es el de la auto-momificación. Esta práctica fue prohibida en Japón en el siglo XX. Se trataba en un principio de un acto relacionado con la creencia budista de la separación y alejamiento del mundo. Sin embargo, algunos monjes llevaron esta idea hasta el extremo de ayunar hasta la muerte. De esta forma, al conservarse sus cadáveres, los monjes daban testimonio de su santidad.

Habitualmente, el ritual comenzaba con una dieta de tres años a base de semillas y frutos secos, complementada con una serie de ejercicios físicos destinados a liberarse de toda la grasa corporal.

Durante los tres años siguientes la dieta variaba, pasando a alimentarse de cortezas de árbol y raíces, además de beber un té venenoso elaborado a partir de la savia del árbol Urushi. Este té provocaba el vómito a los monjes, que de este modo perdían una mayor cantidad de fluidos corporales y mataban a cualquier gusano o larva que pudiera albergar su cuerpo tras su muerte.

Finalmente, el monje se encerraba en una tumba sentado en la posición del loto. En este lugar, disponía de un tubo para respirar y una campana, que agitaba para avisar a los demás monjes de que aún estaba vivo. Cuando el monje moría se sellaba la tumba. Hasta el día de hoy han sido descubiertos 20 monjes auto-momificados.

Laarepaenlinea

ancient-origins

 photo pequenofinal_zpskmku01bj.gif
Publicar un comentario