22/1/17

Curiosidades: El Diablo que nos Pintan no está Descrito en la Biblia


El diablo, también conocido como Satanás, Belcebú, Lucifer, el Príncipe de las Tinieblas y Al Pacino, ese, el de pezuña hendida, de piel roja, cuernos, rey del infierno y fundador del genero metal en la música. También es un jugador y un hombre de negocios, dispuesto a hacer apuestas o contratos contigo y te concede los deseos y habilidades musicales a cambio de tu alma inmortal. No me jodass!!!.

El único problema es ...


Ni una pulgada de la descripción de este ser está en la Biblia. En cualquier lugar. Ni siquiera la barba (y este es un libro en el que todos los personajes tiene una barba, o por lo menos nos los imaginamos de esa manera).

Entonces, ¿Como es Satanás en la Biblia? ,No sabemos - nunca físicamente descrito, excepto cuando visita a Eva como una serpiente, y algunos piensan que la serpiente en el Jardín del Edén no era en realidad Satanás de todos modos . Aparte de eso, él es sólo un fantasma sin cuerpo-voz, como una especie de verdad el mal Obi-Wan Kenobi.


En realidad su descripción y mito pueden proceder de:

Los artistas medievales que quería retratar al diablo visualmente tenían que tomar un poco de licencia artística, en general, dibujar todo lo que parecía malo a la vez. Ninguna fuente es la responsable de la representación común de el "Señor de las tinieblas".

¿De donde puede salir el tridente? , bueno era un accesorio popular de los dioses griegos y romanos. ¿ Los cuernos? Es posible que venga del "Becerro de Oro", un Toro el cual era uno de los animales adorados que a las religiones como el cristianismo no le gustaba.

Los eruditos creen que Satanás tuvo sus piernas de cabra tan reciente como el siglo 19 durante el Romanticismo, cuando el neo-paganismo se puso de moda y una gran cantidad de escritores, poetas y artistas comenzaron a hablar del semidiós griego "Pan" dios-cabra como fuente de su inspiración.


En cuanto a la famosa costumbre del diablo de jugar con las almas de la gente, no es canónico tampoco. Aunque su trabajo es tentar a la gente a pecar, nunca otorga facultades a nadie. 

Tenemos una antigua leyenda alemana, la leyenda de Fausto, popularizada más tarde, cuando fue dramatizada por Christopher Marlowe, que cuenta la historia de un médico que se aburre y decide hacer un trato con Lucifer a cambio de conocimiento.

Laarepaenlinea
Publicar un comentario