7/4/16

Perlas en el Pene: La Peligrosa Moda Sexual en Cuba


En Cuba se extiende una peligrosa moda sexual, la perla consiste en introducir un objeto en el miembro viril para aumentar el desempeño amoroso. La práctica sexual, conocida popularmente como la perla, consiste en introducirse en el pene un objeto de varios milímetros de diámetro, con el propósito de experimentar un desempeño sexual más excitante. De acuerdo con testimonios recogidos por la prensa oficial cubana, la perla se moldea ”a gusto del consumidor” y puede elaborarse con oro, plata, acrílico o del plástico obtenido de un cepillo de dientes.perlas

”Es una práctica bastante extendida en todo el país en muchachos muy jóvenes” manifestó al diario El Nuevo Herald un médico residente en La Habana.

Se advierte que el proceso de inserción se efectúa sin asistencia médica y en condiciones higiénicas inadecuadas. La perla causa graves secuelas, como sangrados, infecciones y hasta gangrenas que obligan a amputar parte del pene.


El hábito parece haber surgido en las prisiones y en grupos de hippies durante los años 60 y proliferó luego mediante marinos mercantes cubanos que importaban la perla tras sus viajes por Europa y Asia. Esta práctica sexual ha llegado incluso a la literatura de mano del escritor cubano Pedro Juan Gutiérrez en El rey de la Habana, donde el protagonista deslumbra en sus relaciones sexuales por el uso de una perla.

Los portadores de la perla o las perlas (hay casos en los que todo el pene está lleno de estos pequeños abultamientos artificiales) suelen ser jóvenes que realizan el servicio militar, presos o marinos. Se dice que de estos últimos viene la moda. La tradición popular dice que fueron los marinos mercantes que llegaban a Cuba procedentes de Asia, quienes importaron las técnicas de modificación del órgano sexual que se realizaban en los lugares por los que habían pasado en su recorrido. De hecho, los yakuza todavía se hacen implantes subdérmicos en el pene. La tradición marca que cada año de cárcel de un yakuza equivale a una perla más que se introduce bajo la piel del pene. Según el British Journal of Sexual Medicine, en algunos lugares de Filipinas también era tradición llevar bolas bajo la piel del pene. En China, incluso, un cascabel, que amenizaba el polvo con su tintineo. Todo este batiburrillo, surgió la tradición tropical de perlarse el pene.

La perla se añade a la lista de otras prácticas sexuales peligrosas como la de aplicarse bálsamo chino y pimiento en los genitales.

Según explica Arianna Villafañe, cubana y médica de familia y comunitaria en el Hospital Universitario de Móstoles, la llamada "perla" es una bolita, generalmente de material plástico que, mediante una pequeña incisión, se introduce bajo la piel del pene. Después de unos días con el miembro vendado, la herida ya ha cicatrizado, y la perla queda bajo la piel, como un bulto duro en el pene. Esta operación se suele realizar de forma casera, sin condiciones higiénicas adecuadas. "El objetivo -dice Arianna- es aumentar el desempeño sexual. Según el mito cubano, las mujeres revientan de placer al sentir la perla". Aunque Almudena López, médica de familia y de medicina comunitaria en el mismo hospital que Arianna, y terapeuta sexual, mantiene que la eficacia de la perla no tiene demasiado fundamento anatómico: "Para que realmente estimulase el clítoris, debería colocarse muy en la base del pene, y no es el caso. Y, en cuanto a estimulación del punto G, ahí llegas perfectamente con un dedo, pero, en principio, es más complicado llegar directamente con el pene. Aunque no debemos olvidar que el erotismo se encuentra en el cerebro, y que quizás sea esa la tecla que pulsa la famosa perla, tan rodeada de fama y leyenda".

Fuentes: Vice y nosabesnada
@Rockerfuck

Publicar un comentario