10/1/15

Little Bastard: La Historia del Carro Maldito de James Dean





A lo largo de la historia corren muchas leyendas sobre objetos malditos,  que traen o trajeron la desdicha y  mala suerte a las personas que los poseyeron o bien que tuvieron un contacto directo con ellos.
Los menos supersticiosos, pueden creer que tan solo son casualidades, y que una serie de circunstancias son las que llevan a los desgraciados acontecimientos. Pero también los hay que realmente creen que el objeto en sí, esta maldito y que trae la desgracia consigo.
James Dean, mientras rodaba “Gigante” se compró un Porsche Spyder 550, al que bautizó “The Little Bastard” (el pequeño bastardo). El 17 de septiembre, días antes de su muerte, Dean hizo un anuncio publicitario, en el que advertía a los jóvenes de conducir con prudencia.




 Dean iba a competir en una carrera de automóviles en Salinas cerca de San Francisco, la noche anterior, dejo su gato a Elisabeth Taylor para que lo cuidase, ya que temía que algo le sucediese.
El 30 de septiembre de 1955 enganchó a su Little bastard al remolque de su ranchera para llevarlo a Competition Motors para una puesta punto. Antes de ir a Salinas, Dean  paró en una gasolinera a 6 manzanas de su casa, para repostar, en ese momento cambió de planes y decidió conducir el porsche subiendo por la costa para hacerle unos kilómetros. Mientras conducía a una velocidad moderada por la carretera, acompañado por su mecánico (Rolf Wütherich). En un cruce de la localidad de Cholome, California, se le acercó un Ford a gran velocidad conducido por un estudiante, trató de esquivarlo pero no pudo.

El conductor del Ford, se rompió la nariz y se lesionó un hombro. Murió en 1995 de cáncer. El mecánico salió despedido del coche al caer se destrozó una pierna y se rompió la mandíbula, murió en 1981 en un accidente de coche en Alemania.
James Dean murió en el acto, el 30 de septiembre de 1955 a la edad de 24 años. Haciendo elogio de su cita más característica. Vive deprisa, muere joven y deja un bonito cadáver.





Aquí empieza la leyenda negra del Little Bastard.
Después del trágico accidente el porsche, pasó a manos de la compañía de seguros, se dice, que cuando intentaban trasladarlo el conductor del camión que lo llevaba murió aplastado por el Little Bastard, después lo vendieron a un preparador de automóviles. Cuando el coche llegó al taller mecánico se desprendió el motor cayendo sobre uno de los mecánicos y rompiéndole ambas piernas. El propietario decidió mandar el porsche spyder al desguace.
Su motor fue comprado por un médico, que lo colocó en un coche de carreras, y murió en un accidente en la competición en que estrenaba el motor del Little Bastard. El hombre que compró la transmisión también tuvo un grave accidente y dicen que corrió la misma suerte el que compró las ruedas del coche de James Dean.

El coche del famoso actor fue reconstruido y el garaje donde se hizo se quemó.

Little bastard, fue expuesto en un museo de Sacramento, cayó sobre el pedestal donde se exhibía rompiendo la cadera a un adolescente. Más tarde, en Oregón, el camión que lo transportaba patinó y se estrelló contra la fachada de una tienda. Y finalmente en 1959 el porsche spyder 550, causante de varias muertes y accidentes fatales se partió en 11 pedazos mientras estaba apoyado en una sólida base de acero.
Algunos de estos hechos están probados otros son leyenda…
¿Circunstancias casuales que llevan a la desgracia? O ¿Estaba maldito el coche del mítico actor?
 photo pequenofinal_zpskmku01bj.gif
Publicar un comentario