4/7/13

Terribles Métodos de Ejecución Parte II



Descuartizado por caballos

El descuartizamiento por caballos fue bastante usado por España durante la Conquista y la el período colonial, aunque también lo emplearon otros países europeos durante la Antigüedad, la Edad Media y la Edad Moderna, e incluso se usó durante la precristiana Dinastía Qin en China. Muchas personas conocidas murieron de esta forma, tales como: el clérigo francés Jacques Clément en 1589; el tiranicida (mató a Enrique IV de Francia) François Ravaillac en 1610; el casi tiranicida (intentó en vano matar a Luis XV) Robert François Damiens en 1757; el noble leonés Vellido Dolfos, que atravesó con su espada al rey Sancho II de Castilla; o el cacique revolucionario indio José Gabriel Túpac Amaru, cuya muerte en 1781, a manos de la Corona Española, tiene un valor anecdótico considerable en relación al tema del desmembramiento por caballos, ya que se cuenta que lo sobrevivió.
ejecuciones-tupac-amaru
El cacique revolucionario indio, José Gabriel Túpac Amaru (arriba), murió en 1781 a manos de la Corona Española. Primero lo intentaron descuartizar con cuatro caballos, pero su fuerza y valor eran tales que sobrevivió y, no pudiendo ser descuartizado, se lo hizo morir decapitado. Estando ya muerto, se lo descuartizó y sus partes fueron esparcidas por distintos y lejanos rincones.
Sobre el episodio histórico en que Túpac Amaru sobrevivió al desmembramiento, un testigo anónimo cuenta lo siguiente: ‹‹Se le sacó a media plaza: allí le cortó la lengua el verdugo, y despojado de los grillos y esposas, lo pusieron en el suelo: ataron a las manos y pies cuatro lazos, y asido éstos a la cincha de cuatro caballos, tiraban cuatro mestizos a cuatro distintas partes: espectáculo que jamás se había visto en esta ciudad. No sé si porque los caballos ni fuesen muy fuertes, o el indio en realidad fuese de fierro, no pudieron absolutamente dividirlo, después de un largo rato lo tuvieron tironeando, de modo que le tenían en el aire, en un estado que parecía una araña. Tanto que el Visitador, movido de compasión, porque no padeciese más aquel infeliz, despachó de la Compañía una orden, mandando le cortase el verdugo la cabeza, como se ejecutó. Después se condujo el cuerpo debajo de la horca, donde le sacaron los brazos y los pies… ››.

Aplastado por los elefantes

ejecuciones-elefanteEste método se usó en muchas regiones durante varios siglos: lo usaron los romanos, los cartagineses, los macedonios, ciertos imperios africanos, los egipcios, y sobre todo se lo empleó en las extensas regiones del sur y el sudeste asiático, sobre todo en la India, por aproximadamente 4000 años.
En cuanto a los elefantes empleados para ejecutar, al menos en India estos solían  entrenarse para tal fin, y casi siempre los conducía alguien, de modo que siempre era posible dispensar perdón —en la cultura hindú el perdón era visto positivamente, y en contextos como éste se asociaba a una cierta superioridad por parte de su dispensador— si el condenado mostraba arrepentimiento. Generalmente los elefantes jugueteaban con el condenado antes de matarlo aplastándole la cabeza o el vientre, por lo que el proceso resultaba tremendamente angustioso para el condenado. Por último, y para que tengáis una impresión viva del método, citamos un relato (recopilado en Las Anécdotas de Percy) sobre una ejecución llevada a cabo en Vadodara durante 1814: ‹‹El hombre era un esclavo, y dos días antes había asesinado a su dueño, hermano de un jefe nativo llamado Amir Sahib. Alrededor de las once fue traído el elefante, con sólo el conductor en su espalda, rodeado de nativos con bambúes en las manos. El criminal fue colocado tres yardas detrás, en el suelo, sus piernas atadas por tres cuerdas, que a su vez estaban atadas a un anillo en la pata trasera derecha del animal. A cada paso que daba el animal le arrastraba hacia delante, y cada ocho o diez pasos le dislocaba algún miembro, que cuando el elefante había avanzado unas quinientas yardas estaban ya todos sueltos y rotos. El hombre, aunque cubierto de lodo, mostraba todos los signos de vida, y parecía estar pasando por el peor de los tormentos. Tras haber sido torturado de esta forma alrededor de una hora, se le llevó fuera de la ciudad, en donde el elefante, que está entrenado para este propósito, avanzó marcha atrás y puso su pata encima de la cabeza del criminal.››

ejecuciones-cunaSentándose en superficies filosas


La Cuña: Usada ampliamente por la Inquisición, ésta era una enorme cuña filosa, sostenida por un soporte de madera o metal, sobre la cual se hacía sentar al condenado, el cual tenía atadas unas bolas de metal a los tobillos, de modo que el peso de las bolas metálicas hacía que poco a poco la cuña lo fuese cortando, empezando por el periné y yendo cada vez más hacia arriba…
ejecuciones-cuna-de-judas
La Cuna de Judas: Inventado por el jurista italiano Ippolito de Marsili (1450-1529), este macabro artefacto consistía en un trípode sobre el cual había una pirámide metálica de punta filosa. El procedimiento consistía en atar al reo desnudo a la pared, justo por encima del artefacto, con un sistema de cuerdas y correas que permitía bajarlo y subirlo a través de tirones o pesos, pero que también provocaba el descenso automático si el condenado relajaba su musculatura. Así, por lo general la Cuna de Judas se empleaba para obtener confesiones, en procesos tan perversos que se dejaba solo al condenado por la noche, de modo que éste debía sufrir por horas la tortura de combatir la somnolencia, so pena de caer encima de la pirámide puntuda, que siempre producía terribles desgarres (anales o vaginales, dependiendo del sexo de la víctima) y, cuando mataba, lo hacía a manera de un empalamiento terriblemente salvaje, ya que, al ser piramidal, hacía que las carnes se abriesen mucho más que en el empalamiento convencional… Al igual que La Cuña, este método fue empleado profusamente por la Inquisición, pero también se sabe que, en pleno siglo XX y con electrodos incluidos en el sistema de sujeción, la Cuna de Judas fue usada por al menos dos dictaduras hispanoamericanas.
Publicar un comentario