9/5/12

Entrevista a la hija de los fundadores de la Iglesia de Satán (parte final)




Zeena, de tres años, en su bautizo satánico, 1967.



Después de leer entrevistas de esos años, me parece que lo manejaste muy bien.
Mi padre estaba demasiado enfermo y asustado para encargarse de sus relaciones públicas, así que me dejó encargarme de todo sin problemas, pero él y el resto de los miembros de la Iglesia no me dieron ningún tipo de apoyo real cuando lo necesité. Él vivía en un sueño en el que los problemas sociales no tenían importancia alguna. Estábamos en la mira de todo el país, y lo único que quería era que yo hablara sobre Marilyn Monroe y Jayne Mansfield.

El satanismo de LaVey no tenía bases espirituales, así que me parece curioso que te haya atraído la magia negra. ¿Eso llenó un vacío que la CoS no pudo llenar?
Siempre tuve un gusto por la magia. Muchas de las personas que se sentían atraídas por la Iglesia se consideraban brujas y hechiceros en el sentido tradicional, así que aprendí mucho de ellos. Cuando me embaracé a los 13 años, empecé a meditar para ayudarme con las labores de parto; tenía que estar despierta durante la cesárea. Tenía que controlar mi cuerpo con mi mente, y eso me pareció una forma de magia. Si no hubiera experimentado esa clase de miedo y poder mental a tan temprana edad, nunca habría perseguido mi lado espiritual, ni interiorizado más en mi persona.

¿Hubo algún momento específico en el que decidiste que todo lo que tu padre te había enseñado era una mentira, o fue una transición gradual?
Eso fue mucho más adelante, probablemente debido a la intervención del dios Set, quien te despierta a través de una fuerte decepción o destruyendo todo lo que creíste que era real. Pensé: “¿Cómo pudieron mis padres hacerme esto tanto tiempo, y asumir que nunca me daría cuenta? ¿Cómo pudieron mentir sobre mi identidad y religión, sobre las cosas por las que luché públicamente y que me hicieron ver como una tonta?”

Varios miembros de la CoS, incluyendo a tu esposo, Nikolas, se fueron cuando dejaste de ser la Alta Sacerdotisa. ¿Tu salida se debió a diferencias ideológicas con el resto de la Iglesia?
Creo que uno debe poder aprender cualquier cosa sin tener que unirse a una organización, así que empecé a enseñar magia negra fuera de la Iglesia. En consecuencia, muchas personas a las que les enseñaba, y que eran parte de la CoS, también se dieron cuenta de lo que estaba pasando en el fondo, y quedaron desencantados igual que yo.

¿Hubo alguna reacción negativa por parte de los otros fieles?
Su acoso fue una de las razones por las que me fui. Como sucede en muchos cultos basados en la protección de la imagen del fundador, hacen su mejor esfuerzo por atacar a cualquiera que diga algo negativo sobre su ideología, o que diga la verdad sobre ellos. Así que después de irnos, nos despedimos de Estados Unidos y nos mudamos a Europa para enfocarnos en otros proyectos creativos, como Radio Werewolf [una banda experimental], que fue parte del Werewolf Order [la orden del Hombre Lobo], un movimiento mágico que se inclinaba más por lo ambiental.

La última reunión de Zeena con su padre, Anton LaVey, antes de renunciar a su puesto como Alta Sacerdotisa de la Iglesia de Satán, 1990. Foto por A. Wyatt Mann.

Después de eso te uniste al Templo de Set [ToS]. ¿Te preocupaba unirte a otra organización, aunque esta fuera más flexible que la CoS?
Esperé mucho tiempo, y no quería simplemente cambiar de un grupo a otro. Mientras estuve en Viena, visité un altar a Set en un museo. Ahí tuve una experiencia muy fuerte que me permitió ver claramente mi futuro. Pero pensé: “No quiero involucrarme”. Realmente debí escucharme a mí misma, pero no lo hice. Escribí una carta de reconciliación al fundador, Michael Aquino, quien había sido parte de la CoS, porque asumí que había tenido una experiencia religioso similar con Set antes de empezar el grupo. No fue hasta después de involucrarme que descubrí que se trataba de otro club de fans de Anton LaVey. Aquino no sabía nada de religiones comparadas, no podía discutir sobre teología o cosmología egipcia… No dejaba de pensar: “Quizá sea tímido; eventualmente descubriremos sus secretos”, y eso nunca sucedió. Era el legado de mi padre, otro grupo corrupto y abusivo, y no era lo que me interesaba.

Podrá parecer obvio, pero dados tus conocimientos, ¿por qué crees que tanta gente se ve atraída por estos grupos pseudo ocultos?
Hoy en día, la gente necesita una guía, así que en el ocultismo no puedes meterte a cualquier cosa sólo por azar. Tienes que preguntarte: “¿Parecen honestos y saben de lo que hablan?” Y si no tienen todas las respuestas, ¿intentarán encontrarlas o te dirigirán con alguien que sepa? Por desgracia, el deseo de la gente por algo de entretenimiento, por tener algo interesante de qué hablar en el trabajo los lunes, hace que terminen, sin darse cuenta, en estos grupos peligrosos.

Cuando tú y Nikolas dejaron el ToS, fundaron el Movimiento de Liberación Setiano (SLM). ¿Cuál es la diferencia principal entre el SLM y los grupos por los que has pasado?
El SLM existe para un fin de iluminación personal; es de una naturaleza tántrica y esta basado en la meditación y se involucra con Set. Pasamos de este sistema jerárquico, un tipo de culto, a formar esta nueva entidad de manera orgánica, porque nos dimos cuenta de que muchos de los antiguos miembros de el ToS, los de menor grado, tenían este enojo interior y problemas de hostilidad debido al trato que habían recibido. Así llegó el SLM, junto a un sector llamado Fénix que ayuda a resolver los problemas más dolorosos a través de la meditación y la guía espiritual.

¿Qué clase de problemas dolorosos?
Le enseño a la gente en todo el mundo, sin importar sus creencias ni su pasado: drogadictos, actores adolescentes, miembros de cultos religiosos como la Cienciología, los Testigos de Jehová, miembros de grupos políticos marxistas iraníes. Sentí que necesitaba ayudar a las personas que necesitan guía espiritual, y las técnicas que enseño pueden llevar a la gente a superar sus problemas, así como yo lo hice. 
 photo pequenofinal_zpskmku01bj.gif
Publicar un comentario