17/3/12

La última cena de famosos condenados a muerte


¿Qué pedirías de cenar si supieras que esa noche será tu última cena? Esta pregunta se la han hecho a muchas personas que han sido sentenciadas a muerte y que como último deseo les dan una cena especial; lo que ellos quieran.

De acuerdo con el fotógrafo Jonathan Kambouris el proceso de pedir esos alimentos es un ritual muy importante debido a que es la respuesta a la última petición del sentenciado, ya que... "Justice may not always be served because the innocent can be proved guilty and the guilty can be proved innocent." ("La justicia no siempre se sirve en la mesa, debido a que el inocente puede ser probado culpable y el culpable ser probado inocente"). Publica dangerousminds.net.

Desde ese punto de vista, el fotógrafo mencionado realizó Last Meal Project, una serie de montajes fotográficos de las últimas cenas elegidas por diferentes sentenciados. Este tipo de información, en los Estados Unidos, donde en algunos estados es una medida (la pena de muerte) aceptada, el proceso es público, explica pijamasurf.com.

Las razones de algunos desahuciados para elegir esa última comida se basa en diferentes razones, desde que ese platillo les trae recuerdos importantes, hasta por ser lo primero que les pasó por la mente. A continuación te presentamos algunas de esas selecciones. Tú... ¿qué pedirías?

1. Ted Bundy. Se estima que mató a más de cien mujeres, aunque las autoridades los consignaron por 36 muertes. Psicópata asesino en serie que fue diagnosticado con esquizofrenia, caracterizándose por sodomizar a sus víctimas después de secuéstrarlas, golpearlas y matarlas.

Su muerte, en la silla eléctrica, fue programada para 24 de enero de 1989, a las 7:16 AM, en el estado de Florida. Su último desayuno, en este caso, fue: Filete de carne, huevos, papas fritas y un café.

2. Aileen Carol Wuornos. El 9 de octubre del 2002 fue su último día con vida. Resultó sentenciada a morir por inyección letal luego de que se le comprobara una serie de asesinatos en el estado de Florida, de hombres, a quienes acusaba de haberla violado cuando ella trabajaba como prostituta.

Cedió los derechos de su vida para que se hiciera una película, la que conocemos como Monster. Su último deseo fue: una taza de café.

3. Timothy James McVeigh. En 1995 realizó una explosión en el edificio federal de Estados Unidos, Alfred P. Murrah, en la ciudad de Oklahoma, donde murieron 168 personas y más de 500 resultaron heridas. Un coche bomba cargado con 2 kilos 300 gramos de explosivos, fue su plan.

Condenado a morir por inyección letal el 11 de junio de 2001, a las 7:14 PM en el estado de Indiana, pidió dos vasos de helado de menta con chispas de chocolate.

4. Víctor Feguer. El 15 de marzo de 1963 sería su última noche. Fue ejecutado en la horca por haber asesinado al Dr. Edward Bartels; y su petición fue una aceituna con hueso.

Según él, al comer la aceituna, un olivo nacería en su cuerpo como símbolo de paz.

5. Reginald Lenard Reeves. Pidió cuatro piezas de pollo de pollo frito y dos latas de refresco de cola como última cena. Sentenciado por violar y matar a una niña de 14 años, murió por inyección letal el 9 de mayo de 2002 en Texas.

6. Charles Francis Rumbaugh. Fue ejecutado en el estado de Texas, el 11 de septiembre de 1985, por inyección letal, debido a que fue encontrado culpable de la muerte de un hombre cuando quería robar su joyería. Charles Francis tenía 17 años, y cuando cumplió 28, antes de morir, pidió una tortilla y un vaso de agua solamente.

7. Gerald Lee Mitchell. Cuando tenía 17 años, robó y mató a dos jóvenes que lo buscaban para comprar mariguana, también mató a un hombre a quien quería robar ese mismo día.

Murió por inyección letal el 22 de octubre de 2001, a las 8:17 PM. Su última cena fue una bolsa de dulces Jolly Ranchers.


8.
Karla Faye Tucker. Cuando tenía 23 años asesinó a un hombre y una mujer, por lo que fue condenada a morir por inyección letal el 3 de febrero de 1998, a las 6:45 p.m. en Texas. Como última cena pidió ensalada con aderezo, un plátano y un durazno.

9. Stanley "Tookie" Williams. Fundador de la banda Crips. Fue ejecutado luego de ser hallado culpable de matar a cuatro personas durante atracos, aunque él nunca admitió los crímenes. ]

Murió el 13 de diciembre de 2005, en California. Lo último que comió en su vida fue avena y leche.

10. Gary Leon Brown. Acusado del asesinato de un hombre en 1986, fue condenado a morir por inyección letal el 24 de abril del 2003. Su último deseo fue comer un sándwich de helado.

Cabe mencionar que existen horarios establecidos que por lo general abarcan apenas media hora para que cada prisionero termine su comida, que es preparada por los trabajadores de la cárcel donde se encuentran, y que además, para evitar excesos, hay un presupuesto de 40 dólares, algo así como 557 pesos. Otro requisito, es que la comida debe ser local.

China, Irán, Irak, Arabia Saudita, Estados Unidos, Yemen, Sudán, Vietnam, Siria y Japón, fueron los 10 países con la taza más alta de ejecuciones por pena de muerte, en 2009.

Cada país tiene severos gastos a causa de estas penas, por ejemplo, Estados Unidos gasta alrededor de 100 millones de dólares al año en ello.

de10.mx

 photo pequenofinal_zpskmku01bj.gif
Publicar un comentario