6/2/12

¿Por qué se destapan los oídos al bostezar?


El oído está conectado con la faringe por medio de la tropa de Eustaquio y entre el oído y la faringe se encuentra el tímpano.

Cuando la presión es distinta entre el oído externo y el oído medio, el tímpano se “abomba” haciéndonos sentir el efecto de taponamiento.

Al bostezar igualamos las dos presiones por medio de la faringe, y a su vez, de la trompa de Eustaquio.

Esto mismo ocurre si estornudamos, mascamos chicle o tragamos.

Pero, ¿por qué bostezamos?

La creencia popular indica que bostezamos para compensar una falta de oxígeno en nuestros cerebros, sin embargo, según experimentos en la Universidad de Maryland en Estados Unidos, se demostró que no bostezamos para conseguir un aporte extra de oxigenación, ya que personas sometidas a sobredosis de oxígeno no disminuyeron la cantidad de bostezos.

Además, tenemos los fetos, que a las 12 semanas ya bostezan y aun no tienen pulmones.

Algunas teorías dicen que Bostezamos como comportamiento heredado de nuestra evolución, otras más recientes afirman que lo hacemos para regular la temperatura corporal, lo cierto es que las múltiples teorías que hay del "Porqué" del bostezo no son del todo claras.

Algunas aseguran que al ser contagioso, sirve para sincronizar el comportamiento anímico entre nuestros semejantes, esto es, que a nivel del lenguaje no verbal, el bostezo es un poderoso mensaje que enviamos de forma subconsciente, por ejemplo, para indicarle a quienes nos rodean que tenemos cansancio, aburrimiento, hambre, o cualquier cosa que nos provoque ansiedad.

Por mi parte, pienso que la mayor utilidad del bostezo, aparte de destaponarnos los oidos y demostrarle a quienes nos rodean como nos sentimos, es para darnos un golpe de placer y estimulación en aquellos momentos en que nos sentimos desganados.

Así que, ¡a bostezar se ha dicho!

Culturatecno
 photo pequenofinal_zpskmku01bj.gif
Publicar un comentario