29/2/12

El increíble cambio de la Sexóloga Alessandra Rampolla (resubido)


Ya no es la Alessandra Rampolla que era, aquella mujer de dimensiones XXL que reintrodujo, entre tanta anorexia, la voluptuosidad carnal a la sexualidad televisiva. Aquella que con voz tan dulce y modos tan suaves era capaz de decir, con términos técnicos y cuidadosos, cosas que en boca de otro podrían quedar como las obscenidades más escandalosas. Pero no en ella. Con esa sonrisa y esos ojos de cervatillo podía hablar tranquila y cómodamente de penetraciones anales, masculinas, femeninas, dobles penetraciones o masturbaciones con objetos varios sin que nadie se ruborizara.

Pero ahora, falta algo en ella… Para ser más exactos, faltan 35 kilos de los que ya se desprendió gracias a un bypass gástrico al que se sometió a fines de agosto del 2008. Hoy, donde había una cara redonda apareció una mandíbula angulosa. Los ojos que tienen esa dulzura de Bambi sobresalen de su cara y parecen atentos a todo, y las manos, con dos anillos de brillantes, lucen más huesudas que cuando se las veía en su programa de televisión manipulando consoladores y vulvas de peluche. Alessandra llega con algo de retraso pero luce impecable. Sorprende la soltura con la que se maneja frente a la cámara, cómo entiende al instante la pose que le sugiere el fotógrafo, cómo sonríe seductora o ingenuamente, aunque entre toma y toma cuenta lo insegura que se siente al tener que ser fotografiada. Ya terminada la sesión, la sexóloga más conocida de América latina -que lanzó una colección de lencería, Dolcediva, que venden consultoras entrenadas en seducción- declara que se muere de hambre y que necesita almorzar una pizza mientras hacemos la entrevista, que tratará entre otros temas de la presentación de su nuevo libro, “La diosa erótica”.

Por Constanza Guariglia

Miren sus fotos antes y después.




 photo pequenofinal_zpskmku01bj.gif
Publicar un comentario