6/12/16

El Grupo de Pop Japonés que ha realizado uno de los Videoclips más Ingeniosos del Año


La tecnología está cambiando absolutamente todos los aspectos de nuestra vida. Desde la forma en que nos comunicamos hasta cómo consumimos moda, todo gira en torno a nuestro móvil. Y en el mundo de los videoclips no iba a ser menos. Si pensábamos que poco se podía hacer ya por evolucionar el género, ahora llega una nueva tendencia desde (cómo no) Japón: los vídeos en formato smartphone.

Así lo han hecho Lyrical School, un grupo de J-pop que han presentado el vídeo de su tema Run & Run como si se tratase de nuestra rutina diaria. En él, nos convertimos en el protagonista de la pieza mientras le hacemos fotos a todas sus integrantes, hablamos con ellas por Facetime o consultamos las noticias en Twitter.

¿Estaremos ante una nueva forma de hacer videoclips o quedará en una mera anécdota? Eso todavía no lo sabemos, pero si la tecnología sigue avanzado a este ritmo, estamos seguros de que todo tendrá que estar perfectamente adaptado a Internet.

Aquí el Video

5/12/16

Ve Online The Walking Dead Subtitulado 7X7 Sing Me a Song #TWD #TheWalkingDead


Te traemos el séptimo capítulo en exclusiva a pocos minutos de su lanzamiento y subtitulado al español.

Nombre del capítulo: Sing Me a Song

Fecha de Estreno en EEUU: domingo 04 de Diciembre del 2016

Para Verlo Clickea en cualquiera de las opciones.




Guillermo Marrero

4/12/16

3/12/16

Así Se Ven Los Niños que ya no están en “The Walking Dead” Hoy En Día #TWD



Te dejamos varias imagenes del cambio los niñ@s que trabajaron en The Walking Dead para que notes que ha pasado un tiempo desde que viste el primer capítulo.

Si quieres ver su Instagram solo debes clickear en su foto actual.

 La niña zombie del primer capítulo.


Sam Anderson — El niño a quien Carol traumatizó.


Sophia Peletier — La hija de Carol.


Lizzie Samuels — La que casi mata a Judith.


Mika Samuels — Hermana de Lizzie


Guillermo Marrero

Laarepaenlinea

Curiosidades: La Última Función de la Guillotina



Era una calurosa mañana de septiembre, el 22 de aquel mes de 1977 por más datos. Los trabajadores de la prisión de Baumettes, en Marsella, se afanaban bajo el bochorno para terminar de poner a punto la máquina de la muerte. Por la tarde habría una ejecución. Cuando la cabeza de Hamida Djandoubi cayera sobre la cesta, se cerraría la última función de la guillotina. Era el final de una era.

Aquella invención de la Revolución Francesa, que en realidad no fue diseñada por Monsieur Guillotine, es uno de los más tenebrosos símbolos del periodo. Sólo durante el Reinado del Terror auspiciado por Maximilien Robespierre, se calcula que hubo entre 17,000 y 40,000 víctimas. Entre ellas, claro está, Louis XVI y su panadera reina Marie Antoinette.


La justicia francesa le tomó tanto gusto a la máquina, que tardó dos siglos en deshacerse de ella.

Es irónico que la guillotina se hubiese inventado para mitigar el dolor de los reos. La navaja tarda medio segundo en cercenar un cuello, por lo que era mejor que los ahorcamientos y linchamientos más acostumbrados por entonces. No sé qué habrían dicho aquellos que sintieron el frío acero por una milésima de segundo. Ya es tarde.

Curioso es también que la pena de muerte por guillotina estaba limitada a los civiles, mientras que a los militares se les siguió fusilando.

El último ejecutado

En 1968, un joven argelino de 19 años, Hamida Djandoubi, emigró a Marsella. Al principio trabajó en una tienda de alimentación, y luego como jardinero. En 1971, sufrió un accidente laboral que le hizo perder el pie y parte de la pierna. Mientras convalecía en el hospital, conoció a la joven Elisabeth Bousquet, y pronto iniciaron una relación.

Las cosas no fueron muy bien para la pareja, pues a principios de 1973 ella lo denunció por intentar forzarla a prostituirse. Hamid fue detenido pero liberado en pocas semanas. Enseguida consiguió atrapar a dos jóvenes más, y las puso a trabajar para él como prostitutas. No obstante, Hamida no se olvió de Elisabeth.

En julio de 1974, Hamida fue a buscar a Bousquets, y por la fuerza se la llevó al piso donde vivía. En presencia de sus otras dos “asociadas”, torturó a Elisabeth con un cigarrillo encendido. Le practicó quemadas en los senos y en los genitales, mientras las jóvenes miraban aterradas. 
Elisabeth, a pesar del daño, se mantuvo viva durante el episodio, así que Hamida se la llevó en su coche a un descampado cercano, y la estranguló. De vuelta en casa, amenazó de muerte a las chicas para que no dijeran nada. El 7 de julio, cuatro días después de su muerte, el cuerpo de Elisabeth fue encontrado en un cobertizo.

La última función de la guillotina

Las excusas de paroxismo no convencieron a los jueces. Que la pérdida de la pierna le hubiese trastocado la vida y trastornado la cabeza no eximían al acusado de su culpabilidad. Tampoco sirvió de nada poner la excusa del abuso del alcohol. Hamida Djandoubi fue sentenciado a muerte el 25 de febrero de 1977. Su recurso de apelación fue rechazado en junio, y la ejecución programada para finales del verano.

El 10 de septiembre por la mañana, Hamida recibió la noticia de que el Presidente Valéry Giscard d’Estaing se había negado al perdón. El verdugo Marcel Chevalier dejó caer la hoja de acero a las 4:40. En ese momento nadie lo sabía, pero fue la última ejecución por guillotina en Francia.


Adios a la guillotina

En 1981 llegó a la presidencia Francois Mitterand, y una de sus primeras medidas fue derogar la pena de muerte. Este castigo quedó, además, prohibido en la constitución. Los pelotones de fusilamiento, al igual que la guillotina, dijeron adiós para siempre. O ya veremos…

Laarepaenlinea

cienciahistorica

El Mejor Francotirador de la Historia: Simo Häyhä, "La Muerte Blanca"


Simo Häyhä nació el 5 de diciembre de 1905, en Rautjärvi, un pequeño pueblo del sureste de Finlandia, muy cerca de la frontera rusa. Desde niño aprendió a sobrevivir en condiciones extremas y a disparar con la extraordinaria paciencia y precisión que años más tarde lo harían enormemente popular. Se ganaba la vida como granjero y cazando alces. Con 17 años hizo el servicio militar, como todos los finlandeses, y a los veinte años se unió a la Suojeluskunta o Guardia Blanca, una milicia de voluntarios que participó en la guerra civil finlandesa de 1918 luchando contra los comunistas.

Las relaciones entre Finlandia y la URSS habían sido complicadas desde que Finlandia se había independizado en 1917. La cercanía del gobierno finlandés con el alemán no hizo sino acrecentar la desconfianza de Stalin, que temía que en una guerra los alemanes lanzasen un ataque desde suelo finlandés (la frontera finlandesa estaba por entonces a apenas 25 kilómetros de Leningrado). Por eso, intentó negociar un intercambio de territorios con Finlandia, para asegurar sus fronteras, pero los finlandeses se negaron, Finalmente, justo después del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, los soviéticos lanzaron una gran ofensiva contra Finlandia. 

Cuatro ejércitos soviéticos, alrededor de medio millón de hombres, acompañados de miles de tanques y aviones y bajo el mando del mariscal Kiril Meretskov, penetraron en Finlandia buscando aniquilar rápidamente sus defensas. Frente a ellos, unos 200000 finlandeses, sin apenas tanques ni aviación. Stalin, confiado, pensaba haber ocupado todo el país antes de fin de año. Pero se encontró con una resistencia inesperada y muy efectiva.

La llamada Guerra de Invierno fué auténticamente infernal para los soviéticos. Haber comenzado la invasión en pleno invierno (con temperaturas de hasta -40º) fué un terrible error, agravado por el hecho de que muchos soldados rusos no disponían de ropa de abrigo (algunos de sus generales creían que la victoria sería tan rápida que no la iban a necesitar) y carecían de experiencia en territorios cubiertos de nieve: Stalin no se fiaba de los soldados de regiones cercanas a Finlandia, que pudieran simpatizar con los fineses, por lo que la mayor parte de las tropas provenían de otras regiones, como las repúblicas caucásicas, y no estaban acostumbradas a desenvolverse en esas condiciones. Conforme se internaban en territorio enemigo, sus bajas empezaron a crecer alarmantemente. El frío diezmaba sus filas, los vehículos se averiaban o se accidentaban, los francotiradores finlandeses abatían a cientos de soldados y las demás tropas finlandesas (que gracias a sus esquíes se movían mucho más velozmente que los rusos) atacaban incesantemente a los grupos aislados, destruían sus líneas de abastecimiento y cortaban sus comunicaciones.


En medio de estos combates surge la figura de Simo Häyhä. Nadie mejor que un cazador de alces para convertirse en un francotirador de primera. Todos los trucos y técnicas que Häyhä había aprendido con la práctica los aplicó entonces. Pequeño (apenas medía 1'52), delgado, siempre vestido con su traje blanco de camuflaje, podía pasarse horas tumbado sobre la nieve soportando temperaturas extremas hasta tener un objetivo a tiro. Apelmazaba la nieve que tenía ante el para que sus disparos no la removiesen, se llenaba la boca con nieve para que el vaho de su aliento no lo delatase. Además, nunca utilizó mira telescópica en su fusil (un M28 Pystikorva, variante finlandesa del fusil ruso Mosin-Nagant), porque a bajas temperaturas las miras se empañaban o se rompían con facilidad y el reflejo de la luz del sol podía delatar su presencia.

El número oficial de rusos abatidos por Häyhä en apenas tres meses es de 542. Además, se le atribuyen otros 200 enemigos abatidos en combates "convencionales", en los que utilizaba un subfusil Suomi KP-31. Los rusos le tenían tal pánico que empezaron a llamarle "belaya smert", "la muerte blanca". Se hicieron numerosos intentos para neutralizarle, con escuadrones de búsqueda, francotiradores (Häyhä los mató a todos) e incluso bombardeos masivos con artillería, que no dieron frutos. Irónicamente, el 6 de marzo resultó herido de gravedad por un disparo al azar durante un enfrentamiento. Una bala explosiva le alcanzó el rostro, destrozándole la mandíbula. Sus compañeros lograron rescatarle, pero vieron horrorizados que "le faltaba media cara". Quedó en coma y no recuperó la consciencia hasta una semana después, el día 13, justo cuando se declaraba el alto el fuego.

Los contínuos reveses en los combates enfurecieron sobremanera a Stalin,  ordenó el envío de otros 600000 hombres de refuerzo, con abundante artillería. El empuje de estas unidades de refresco rompió las líneas defensivas finlandesas en marzo y, pese a su heroica defensa, los finlandeses finalmente se vieron obligados a pactar un acuerdo con los rusos. Cedieron a los soviéticos todo el istmo de Carelia y la ribera norte del lago Ladoga, parte de la comarca de Salla, la península de Kalastajansaarento en el norte y las cuatro islas del golfo de Finlandia, además de la cesión por treinta años con fines militares de la ciudad y península de Hanko. En total, un 11% del territorio finlandés (422000 personas tuvieron que dejar sus casas) y un 30% de su producción industrial. Una victoria que les había costado muy cara a los comunistas: 127000 muertos y más de 200000 heridos (los finlandeses tuvieron 26000 muertos y 43000 heridos). Uno de sus generales llegó a decir: "Hemos conquistado unas 22000 millas cuadradas de territorio finlandés. Lo suficiente para enterrar a nuestros muertos".


Häyha necesitó varios años y numerosas operaciones para recuperarse de sus heridas. Tras la guerra, fue ascendido de cabo a teniente segundo por el mismísimo mariscal Mannerheim. Dejó el ejército tras la Segunda Guerra Mundial y se retiró a la comarca de Ruokolahti, cerca de su pueblo natal, donde vivió el resto de su vida dedicándose a la caza y a la cría de perros. Años después, preguntado cómo había llegado a ser tan buen tirador, respondió sencillamente "Practicando". Y cuando le preguntaban qué sentía por su record de muertes, respondía simplemente "Hice lo que se me ordenó lo mejor que pude".


Murió el 1 de abril de 2002, a los 96 años de edad.

Guillermo Marrero

Laarepaenlinea